Mujeresescritoras

Just another WordPress.com weblog

Archive for the ‘Poesía Venezolana’ Category

Vigas fuertes de Carmen Cristina Wolf

Posted by Carmen Cristina Wolf en abril 8, 2014

PorAlfredo PérezAlencart. Leer en:

Vigas fuertes de Carmen Cristina Wolf.

Anuncios

Posted in Poesía Venezolana | Leave a Comment »

LOS POEMAS DE CARMEN CRISTINA WOLF

Posted by Carmen Cristina Wolf en mayo 11, 2012

Por Lubio Cardozo

 

La poesía está en la existencia. El transcurrir por el misterio del azar preña de poesía a la vida, la única depositaria de la maravilla entre los linderos extremos de la fruisión y la pesadumbre. Quien, entonces, pueda verter en versos la errancia por la provincia de las horas, se convierte por un singular prodigio de la taumaturgia, en poeta. No otra cosa ha hecho Carmen Cristina Wolf en su libro “Escribe un poema para mí”: a su aventura de viajar por ciudades y países, suma las vivencias y reflexiones de habitar en el asombro, y sus pensamientos que reinventan el mundo mediante palabras encandecidas, brotadas de la entraña misma de sus intuiciones sensibles. Su poesía es reclamante, participativa, dialógica, retadora, una perpetua invitación a compartir la fiesta del goce en el reino de la luz, vale decir, bajo el sol del tiempo otorgado. Por eso, riela la transparencia, mas también sorprende el hechizo de sus versos para transformar en cómplice a su lector, y de esta manera incorporarlo a su atmósfera mántica, reveladora, de desaparición de la soledad. Entrega así Carmen Cristina Wolf su esperanza, su concepción de la existencia, su espiritualidad, vertido todo todo esto en intensos cantos a la vida. Como ella lo expresa: “Somos la vida que comienza siempre”.

 

Admirable, intenso el poemario “Escribe un poema para mí”, publicado por el Círculo de Escritores de Venezuela, con prólogo de Eduardo Casanova. Concluyo esta breve nota con un poema de Carmen Cristina Wolf, de una belleza absoluta:

 

“Con el atavío del amanecer

humedecidas de mar y de tiempo

tus manos siempren encuentran el camino hacia mí.

 

Mi camino es el verso

 

Lubio Cardozo

Torre de Segismundo, Mérida

 

Imagen

Posted in Poesía Venezolana | Leave a Comment »

Carmen Cristina Wolf, cinco poemas inéditos

Posted by Carmen Cristina Wolf en marzo 17, 2011

Del libro Atavíos y Haikus 2011

IV AUSENCIA

Los minerales permanecían mudos
sus contornos buscaban las formas

– aún no había tonos verdes

El germen de conciencia
se dejaba ceñir por los océanos

Se acercó, tenía fulgor de aurora en su mirada
mis manos fueron el refugio exacto de sus cabellos

Desde entonces –cuando vuelvo a este mundo
suelo sentir su ausencia

& & & & &

V MEMORIA

No he vuelto a ver sus ojos de mineral profundo

Él nombraba las cosas con sonidos graves y conocí la risa
su porte recordaba el vuelo del albatros y el tornasol del tigre

Íbamos solos perfectamente unidos

Desde entonces, asistí innumerables veces a nuestro nacimiento
Alguna vez asisto al esplendor

& & & & &

VI INFANCIA

Me encuentro entre los niños que abandonaron pronto los patines
y le fueron infieles a los cuentos por viajar en un tren de compromisos

Osar volver a ser
un corazón de pequeño latido
pasear de nuevo en el camión de los bomberos

Eso haré, si es posible
dibujaré un caballo estremecido de praderas
pintaré líneas de tiza en el garaje
para advertir al auto que detenga sus ruedas

Es el espacio de los pies desnudos
con cientos de caminos y tréboles irreverentes

& & & & &

VII AMANTE
No dejes caer la noche sin decírselo
La rosa no se avergüenza de velar
en lucidez al alba

Mejor un instante de atrevido sonrojo
a mil versos de sensata palidez

& & & & &

VIII EL ALMA
Dime, geranio del jardín

Sabes tú dónde se ha ido el alma?

El cuerpo ausente
y mis manos no alcanzan a bordar sus memorias

Ignoro dónde estás, alma mía
sólo espero que vayas en buen paso
No hables con el ruiseñor
perderías el vuelo hacia la umbría

No es tiempo aún
de encontrar el árbol del comienzo

Poemario inédito. Derechos reservados

Carmen Cristina Wolf nació en Caracas. Es poeta, ensayista y editora
Su blog: http://literaturayvida.blogsome.com

@literaturayvida

Posted in Poesía Venezolana | Leave a Comment »

Carmen Cristina Wolf: Tres poemas inéditos

Posted by Carmen Cristina Wolf en febrero 15, 2011

Carmen Cristina Wolf. Caracas


I LA CASA

¿Es ciego el giro de la casa
tan solitaria y huérfana?

Será que se detiene algunos días
sin darnos cuenta
se acicala con campos de espigas
trae consuelo a dolores antiguos

La mecedora de la abuela levita suavemente
la persiana se mueve
.-.-.-.-
en clave morse

se balancea el móvil de corales

Millones de mensajes cruzan el corredor
sin golpear los retratos
provenientes de los siete confines

El aire se recrea con murmullos del twitter
salidos de laptops relucientes

El caserón de todos, no sabemos por qué
guarda el enigma
desde su pétrea hondura

le gusta cambiarse los vestidos
y lavarse la cara de pisadas maléficas
o besarse ella misma las memorias

Acostumbro, algunos días soleados
acariciar los prados y dejarme
cobijar por la sombra

de las interminables filas de palmeras

mientras cientos de pies dejan huella impaciente
en los portales, apenas entran y ya van saliendo
para dejarse caer un día u otro
en su regazo interminable

Me acostumbré a vivir
con un pie en su morada

y otro en el infinito

II ORIGEN

Eres el sueño de aquél
en quien florecen siempre las palabras

Entre piedras que exudaban templanza,
caíste millares de veces en las playas de todos los océanos

Cuando aún no existía el cántaro ni el día,
se cumplió el ritual de la gota de luz en la penumbra

Sudaste al calor de ríos de lava y al frío de las cavernas
confundida entre hipocampos y corales
enredada en aletas de peces sin mirada

Las tortugas gigantes llevaban en sus casas
grabadas las señales del que sería tu cuerpo y el de todos

Había un itinerario
en el centro del alma, era fácil sentirlo
casi imposible hallarlo persiguiendo las sombras

Era extravío seguro atarse a los deseos

III PROMESA

Traje conmigo algunas piedras de la ciudad perdida
y un puñado de versos sin destino

Respirar lo imposible, no esperar noticias
recrearse en la experiencia de la sed
El oleaje aparenta una conversación con las otras máscaras

Mejor no oír su voz, quebrantaría el inquieto sosiego del mar
Si los sueños dejaran de serlo se perdería el gozo de la promesa

La espera, un eterno comienzo

Casi miré en celaje el vuelo de sus cabellos a través de la vidriera

Recé para que no fueras tú. Así nunca te poseería del todo

El vuelo del alma no debe caer abatido en la piedra más honda.

El oficio, aguardar
en la ciudad que se abre al horizonte

Del libro inédito ATAVÍOS, 2ª edición, derechos de autor registrados

Posted in Poesía Venezolana | Leave a Comment »

Poemas a Teresa de Avila

Posted by Carmen Cristina Wolf en enero 28, 2011

Por Maite Ayala
Quien a Dios tiene, nada le falta>
Sta.Teresa de Ávila

Teresa:

Ya no habrá noche
no existirá la duda
no perturbará el temor
rondando
para apresarme
el alma
como el malhechor
que se ampara en lo obscuro
y yo…
¿que diré de tí
_y sobre tí?
mi Dios,
¿de dónde vienes,
hacia dónde me quieres llevar?
soy como una hoja, un jazmín
peso casi nada
no ves??
…el amor me enciende
mentiría si dijera lo contrario
así voy viendo la manera
como se desenvuelve
el mundo en el cual vivo
lo que las personas buscan
con mayor desenfreno
es incontables veces un camino
de falsa ilusión
un espejismo
que no provee la felicidad
lo confunden con amor sin serlo
es una vestidura no más…
soy como un fuego,
una candela de diferentes
temperaturas
pero nunca gélida…
quien posea las coordenadas
de mi alma
le entregaré de seguro mi corazón
ese habrá de ir a las honduras
de mis enigmas
para conquistarme
lo de afuera, es vano
y cambia

Jesús:

A quien entregue quien soy
tendrá un tesoro inagotable
en el cielo y en la tierra
le miraré dentro de sus espejos
y ya no habrá secretos
las penumbras se habrán ido
la tristeza,
no habrá necesidad
de guardar lo que se es
viviremos en la luz plena
en un decir sin decirse
sin más…

Maite Ayala
19/01/2011

Posted in Poesía Venezolana | Leave a Comment »

LA TIERRA Y SU ATAVÍO

Posted by Carmen Cristina Wolf en mayo 3, 2010

ATAVÍO DE LA TIERRA
Por Carmen Cristina Wolf¿Será que es ciego el giro de la casa
tan solitaria y huérfana?

Será que se detiene algunos días
sin darnos cuenta
y se acicala con campos de espigas
que brotan ellas solas
para traer consuelo a dolores antiguos

La mecedora de la abuela levita suavemente
la persiana se mueve en clave morse
se balancea el móvil de corales

millones de mensajes cruzan el corredor
sin siquiera saludar los retratos
provenientes de los siete confines
y el aire recrea los murmullos
salidos de laptops relucientes

El caserón de todos, no sé por qué, yo siento
que sonríe
desde su pétrea hondura
tal vez le gusta cambiarse los vestidos
y lavarse la cara de pisadas maléficas
o besarse ella misma las memorias

mientras cientos de pies dejan huella impaciente
en sus portales, apenas entran y ya van saliendo
para dejarse caer un día u otro
en sus pechos de textura infinita

Acostumbro, algunos días soleados
acariciar sus prados y dejarme cobijar por la sombra
de las interminables filas de palmeras azules

Ella será el mejor vestido
cuando vuelva al origen

mientras tanto, la rondo
como una abeja
de su lirio único

Posted in Poesía Venezolana | Leave a Comment »

Decálogo de la sal, poema erótico

Posted by Carmen Cristina Wolf en diciembre 19, 2009

Mujer desnuda, de Gauguin

A nuestros lectores, sobre todo a las Mujeres, les dedicamos este poema del escritor venezolano Alejo Urdaneta:

DECÁLOGO DE LA SAL

1

Lecho amplio como el deseo,
bautismo de fuego, humores derretidos
en la nieve del silencio,
cuando tu cuerpo se agita en espasmos
y el mío enardece en la espera.
Te escucho cantar un lamento venido del mar,
una canción desconocida,
mientras el agua corre por tus senos
teñidos de sepia a la luz de la tarde.
Te acaricias,
lejana y ausente tu mirada,
ojos de fiebre.
Luego me sumerjo en el torrente
del altar de tímida ofrenda
y crece mi pasión como tu ansiedad,
desesperación oculta tras la sombra

2

Te acercas más,
veo tu rostro.
Siento el calor de tus sentidos,
y en sólo un gesto,
movimiento del aire,
tu boca se abre,
y aprisiona la mía.
Tu lengua penetra en el rojo temblor de mi boca,
refugio del molusco escondido,
y el tiempo es infinito.
Sale de nuevo
el huracán de estrellas,
chispas de plata en tu lengua,
y recorre mi rostro:
abarca la plenitud de un lienzo,
y es ahora
beso mordiente y frenético,
blanca espesura,
perfume de miel.

3

La sangre se agolpa en mi sexo,
espada que amenaza
y se doblega en la cárcel de tu boca,
cuando desciendes de lo alto
y eres dueña de la espiga.
Va y viene la sierpe empapada
hasta el fondo,
asfixia de espuma.

4

Danzan tus senos de rosa erecta.
Bebo de ellos,
extiendo y suavizo la caricia,
sólo un instante.
Ya vuelvo a succionar,
a dulce morder tus pezones de almendra.
Jadeo, almendra derretida

5

El llamado de la sedosa gruta
domina mi ansiedad.
Allí pondré la lengua
en el borde encapuchado,
guardián de la vibrátil raíz de tus locuras.
Succiono con suavidad ese pequeño grito,
y es tener en la boca
otra lengua que me besa.
Tengo mi boca en tu otra boca,
tengo mi lengua en tu otra lengua,
y bebo la sal de la playa carmesí,
estampa en el retrato de la saciedad.
Tu fruto esponjoso se oculta,
y lo persigo en su huída.

Del lago de tu más profunda piel,
hueco del templo de tu cuerpo,
un perfumado almíbar se derrama
y llega a mis sentidos.
Me hundo en el secreto y bebo del hontanar,
glorioso manantial de perlas.

6

Pero un misterio oscuro y ciego
Llama a mi locura:
Otro secreto quiere mostrarse,
abrir su portal,
y se ofrece al asedio de mi lengua.
Adentro, más profundo,
el color de la tierra entera
se pone ante mi boca.
Y lamo y rozo y succiono
borbotones sedientos,
áspera flor en negro,
beso negro interminable.
Palpo la humedad seca
del secreto nicho.
Abismo.

7

Regreso al cofre de amaranto sangre
brillante de lágrimas viscosas.
En el portal de grana
los labios son árboles rosados
torneando la dulce caverna,
llamando: ¡Ven, ven!
Allí entra el áspid y se disloca
en el secreto viscoso y de fuego.

8

Agonía de poseerte más,
entrar con suavidad,
penetrar en el pozo húmedo
hacia los pliegues de rosa de la entraña,
tu voz alterada en grito.
Alcanzar el nudo ciego de la gruta
con un largo gemido.
Mi llanto ahora de alegría y noche

9

Tus susurros son apenas audibles,
desmayados…
Tienes la luna dame tu lumbre entra en mi cráter.
Lava de volcán surte el panal de rojas ansias,
y ya adentro colma el temblor de la oquedad
y se riega por diminutos senderos,
baboso delirio.

10

La tarde ha cerrado su última luz,
y todavía chorrea de tu mar de tormenta
espuma salobre,
sangre de plumas
por los bordes del sagrario humanizado.
Ofrenda de aceite en incandescentes huellas.
Somos esclavos
fundidos en la carne y los humores,
en la imaginación.
Divina fatalidad cumplida.
Y se nos va la palabra y nos queda el silencio.
Tu mirada y la mía no nos pertenecen.
En los dedos juegan hebras viscosas,
como hilos de la virgen,
y en los ojos una bruma
Y en la boca un suave ardor de labios rotos.

Posted in Poesía Venezolana | Leave a Comment »

Poemas de Hildegart Acosta

Posted by Carmen Cristina Wolf en diciembre 8, 2009


MI CASA LARGA

Mi casa larga
desde el zaguán hasta el patio.

Las horas bostezan de tedio
porque el tiempo en ella
alcanza y hasta sobra.

Mi casa larga
donde se detiene la brisa
para llenarse de aromas
de Trinidad o Cumaná.

Veo llegar a las hermanas de mi abuela.

Sus cálidas maletas olorosas
a perfumes, a jabón de lechuga,
telas inglesas, bombones finos.

Escucho cómo hablan y ríen.

En el comedor de la casa
abren cajas con casabe,
bocadillos de guayaba y tamarindo.

Mi casa larga
donde tantas veces desperté asustada
con el canto del pobre gallo
transfigurado en demonio volador
en las noches de mi infancia.

El canto del gallo anunciador del día
en un contrapunteo alucinante
con el canto de otros gallos
en todas partes del mundo
por los siglos de los siglos.

Mi casa larga
y yo tan pequeña,
que nadie nota mi presencia
debajo de la mesa del comedor.

Soy una niña que aparenta jugar,
pero en realidad
mis orejitas atentas no quieren
perderse las tertulias de los mayores.

Veo pasar celebraciones
nacimientos, cumpleaños,
matrimonios y duelos,
miedos y tensiones políticas

no falta la música y la poesía.

El tiempo pasó volando
como el espectral canto del gallo
que dejó al descubierto la aurora

y la distancia del recuerdo.

Mi casa larga
testigo de tantas vidas y muertes

te reconstruyo en mi memoria.

NAVIDAD

Veo la gran caja envuelta
en lindo papel de colores.

Entran todos a ver la escena,
me incitan a abrir el regalo

que había dejado para mí
esa noche, el niño Jesús.

No recuerdo durante cuanto tiempo
desperté dispuesta al matutino paseo,
desde la entrada hasta el último patio,
con mi muñeca rubia,
dentro del cochecito de hule negro,

mi único regalo.

Fue la primera Navidad,
y yo era feliz.

CICLO CERRADO

Hoy nos mudamos.

Una última mirada
a mi casa larga.

Papá cierra la puerta.

Detrás el extravío

Gracias a Hildegart Acosta por habernos enviado estos hermosos poemas para su publicación.

CAMBIO

A la casa anhelada
llegamos expectantes

Nueva vida, nuevos rostros

Hasta movernos
dentro y fuera de ella

era novedad

Otras rutas para ir al trabajo
diferentes horarios para salir

A mi hermano y a mí
la Universidad nos esperaba

a mi hermana otro colegio
le abría las puertas

La casa anhelada
se llenó de sueños

La casa anhelada
nos cambió la vida.

Posted in Poesía Venezolana | 1 Comment »

Poema de Ligia Colmenares

Posted by Carmen Cristina Wolf en junio 1, 2009

 EL  CRISTO  DE  LOS  MILAGROS

 

           I

 

Cristo de los milagros

en el húmedo sudario se transmuta

tu balbuceante rostro

 

Cristo de las espinas y las rosas

 

Cristo de los lirios del campo

 

Cristo de la palabra

en el Huerto de los Olivos

 

Cristo de los ojos del mundo

 

Cristo de la Magdalena arrepentida

que besa sus apagados labios

 

Ora Pronobis

 

    II

 

Cristo de los dolores

y los afilados cuchillos

que yace en el regazo

de la madre

 

Cristo del amor y del perdòn

 

Cristo Redentor de los pecados

 

Ora Pronobis

 

       Cristo de los milagros

 

        Los penitentes corderos

        lloran por tu carne flagelada

       

Ora Pronobis

Ligia Colmenares                                                               

                              29/01/09

 *Poema inédito  de la autora venezolana Ligia Colmenares, Miembro de la Junta Directiva del Círculo de Escritores de Venezuela. Fue leído en el Recital de Clausura de la Exposición de Artes Visuales Jesucristo, en el Museo de Ipostel, San Martín, Caracas abril – mayo 2009

 Blog Virgen de los Dolores

                                                        Virgen de los Dolores

Posted in Poesía Venezolana | 1 Comment »

RUTH VIDAURRE, Un íntimo estremecimiento

Posted by Carmen Cristina Wolf en mayo 12, 2009

Y después… de todos mis despueses…
 
Me bendijo Dios…
 
Me despiertan cada día :   bandadas de pericos….gorriones  .. y cristo fueses
 
Avisándome que amaneció
 
Y… se re emprende la lucha
 
Como duele  abandonar las sábanas  !!
 
Pero… las despido …y rezo
 
mientras se cuela el café
 
 
Luego ..la búsqueda del cebollín…
 
Del pimentón …convertido en gracia
 
Los trocitos de carne
 
…. las hierbas de la sopa
 
 
Ya cansada .. al final de la tarde
 
Cuando casi todo mi amor se ha volcado en la boquita de mi nieto
 
Y.. a fuerza de patria… he maldecido  tanto… como justo:  al presidente  
 
 
Salgo otra vez…..
 
Ahora… para atender mi precario jardín
 
Tan novato és… que me preocupa
 
Siempre asediado  por un árbol… que le mezquina la luz….
 
 
Desde allí… un par de guacamayas… bellas… como sólo ellas.. pueden serlo..
 
Arman la obligada algarabía  que los extraños… como yo… suscitan…
 
          Nos miramos mutuamente en son de paz…
 
 
                   Y… recuerdo la ardilla que a traición… entró a mi casica
 
Para mirarme fijamente la espalda … mientras pretendía yo…
 
Transcribir algún poema…. o escribirle a mi amado …
 
 
Entonces… se me desgaja la risa 
 
   Se me desgaja ése instante….
 
         Se me desgaja ése segundo…
 
 
Convertido en pureza….
 
     La pureza de la felicidad….
 
“Un íntimo estremecimiento, poema inédito”
&   &   &
Ruth Vidaurre, poeta y ensayista, Miembro del Círculo de Escritores de Venezuela
No es”`precario” el jardín de Ruth Vidaurre porque en él, sembrado en pleno corazón de esta poeta venezolana, se pasean Corderos, se tejen Tapices. Esos son los nombres de dos de sus numerosos poemarios.
Blog Vermeer guitar-player

Posted in Poesía Venezolana | 2 Comments »