Mujeresescritoras

Just another WordPress.com weblog

Día de la Poesía 2011: Tres poemas

Posted by Carmen Cristina Wolf en marzo 15, 2011

LA NÓMADA DEL MAR
De María Isabel Novillo

Son una comunidad de gente mayor. Maduros.
Homeless. Sin hogar.
No deambulan por las calles: son nómadas del mar.

La anciana pescadora cocina raíces parecidas a ñame,
a ocumo, a yuca. Un pequeño fogón circular, un aro metálico de llanta.
Atados de ramas y cortezas secas para la lumbre.
Un abanico de palma. Un lienzo blanco de toldo.

Sobre su canoa, todo ordenado. Austero y ordenado.

Su casa es el mar.

Su camino: una porción de costas, arrecifes bajos
ya desgastados por la erosión, bordeando las islas
invadidas por el turismo y la pesca industrial.

Pocas cosas en su barca. Pocos puntos que no estén ya tocados
donde hacer pie y reponer las aguas.

Su habilidad con los remos es igual de elegante
que la forma en que fuma su pipa de caña larga.

Unos ojos hermosos, sin cansancio ni pena.
Absoluta compostura en su figura esbelta. Algo poderoso.

Pesca con una cometa.
La cometa se mueve y así el anzuelo atrae
a los peces voladores: le gusta comer sus aletas.

Acepta un cigarro.
Dice que no soporta la tierra.

-Yo, nunca quise…

comenzó a explicar y titubeó con sus recuerdos.

Así, cambiando la entonación de la frase, corrigió:

-Yo nunca supe vivir en lo firme.
María Isabel Novillo
Del libro Labor de Mujeres

HIMNO A HATHOR
De María Isabel Novillo

“ Hathor, Hija del Sol, que resides ante Él.
La del Rostro Bello, en la nave de millones de años.
Dueña de Paz, Legisladora en la embarcación
de los favoritos.
Dános nuestro Ser entre las vivientes y haz que regresemos
de vuelta al Sol.
Dí Tú: la felicidad de ellas, corre de mi cargo.
Dispón que la Fuerza Divina nos preceda.
Míranos con alegría, Tú la Bella, a nosotras,
Que barrimos la oscuridad
Y dimos el pecho con el corazón tranquilo”
María Isabel Novillo
Del libro Labor de Mujeres

PODER

De Adrienne Rich

… Hoy estuve leyendo sobre Marie Curie:
debió saber que sufría
de una enfermedad radioactiva
su cuerpo bombardeado durante años
por el elemento que había purificado

Parece que negó hasta el fin
el origen de las cataratas de sus ojos
la piel agrietada y supurante
de las yemas de sus dedos
hasta que ya no pudo sostener
un tubo de ensayo o un lápiz en las manos

Murió una célebre mujer negando
sus heridas
negando
que sus heridas provenían
de la misma fuente que su poder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: