Mujeresescritoras

Just another WordPress.com weblog

RUTH VIDAURRE, Un íntimo estremecimiento

Posted by Carmen Cristina Wolf en mayo 12, 2009

Y después… de todos mis despueses…
 
Me bendijo Dios…
 
Me despiertan cada día :   bandadas de pericos….gorriones  .. y cristo fueses
 
Avisándome que amaneció
 
Y… se re emprende la lucha
 
Como duele  abandonar las sábanas  !!
 
Pero… las despido …y rezo
 
mientras se cuela el café
 
 
Luego ..la búsqueda del cebollín…
 
Del pimentón …convertido en gracia
 
Los trocitos de carne
 
…. las hierbas de la sopa
 
 
Ya cansada .. al final de la tarde
 
Cuando casi todo mi amor se ha volcado en la boquita de mi nieto
 
Y.. a fuerza de patria… he maldecido  tanto… como justo:  al presidente  
 
 
Salgo otra vez…..
 
Ahora… para atender mi precario jardín
 
Tan novato és… que me preocupa
 
Siempre asediado  por un árbol… que le mezquina la luz….
 
 
Desde allí… un par de guacamayas… bellas… como sólo ellas.. pueden serlo..
 
Arman la obligada algarabía  que los extraños… como yo… suscitan…
 
          Nos miramos mutuamente en son de paz…
 
 
                   Y… recuerdo la ardilla que a traición… entró a mi casica
 
Para mirarme fijamente la espalda … mientras pretendía yo…
 
Transcribir algún poema…. o escribirle a mi amado …
 
 
Entonces… se me desgaja la risa 
 
   Se me desgaja ése instante….
 
         Se me desgaja ése segundo…
 
 
Convertido en pureza….
 
     La pureza de la felicidad….
 
“Un íntimo estremecimiento, poema inédito”
&   &   &
Ruth Vidaurre, poeta y ensayista, Miembro del Círculo de Escritores de Venezuela
No es”`precario” el jardín de Ruth Vidaurre porque en él, sembrado en pleno corazón de esta poeta venezolana, se pasean Corderos, se tejen Tapices. Esos son los nombres de dos de sus numerosos poemarios.
Blog Vermeer guitar-player

2 comentarios to “RUTH VIDAURRE, Un íntimo estremecimiento”

  1. Noris said

    Despúes de leer lo que ya me habías leído, dejo correr mis lágrimas al recordar tu dulce voz pregunt+andome si me había gustado su inspirado poema plasmado en un viejito cuaderno. No sabía que faltaban solo meses para tu despedida…Te quiero Rucacha

  2. Cotidiano se ve el día con el aleteo de las aves, cantar de algunas cuando ven las horas llegar, muchas en busca de comida, otras de nidos de abejas para tomar la miel he irse a otros parajes como ladronzuelos se rigen por el sonar de las campanas que trae el viento, el fastidiar del canto de ellas no alegran tanto ya que llevan a tocar fin al sueño reparador y profundo; día ocupado lleva la escritora en quehaceres sencillos y muy domésticos, recreando pasajes de hierbas cortadas para aromatizar la sopa y alimentar con gusto al cuerpo con el olor de las hortalizas, verdor del campo y las racies blancas, delgadas y al mismo tiempo llenas de verdades.

    Se nota el desprecio sea por fanatismo del diablo que lleva banda bonita y con sonar de escarabajos con ponzoña espinosa por verbo retocado el cual se pone como el diablo, empuja y aguijonea para ver quien da la pelea sin importar que lleve banda el magistrado o el de Miraflores con el canto del gallo nos lleva por plazas y escenarios, nos empuja como el viento para saber del saber de la lengua y lo espinoso que puede ser la poesía cuando se le echa despacio a la candela.

    Es bueno tener ficción del umbría como los viejos monjes que solían alimentar la tierra hasta cansar sus brazos, dejaban caer la semilla para que echaran hierbas y al rayar la tarde cuando se iba el sol se iban a sus celdas cansados y mareados por el olor de las hierbas, yerbabuena decían que era muy buena para calmar los nervios y darla a la lengua.

    La observación siempre es buena, es por ello que aprendemos de ella y vemos como el sol siendo un astro es egoísta con la naturaleza, cuidado nos dice la selva al ver las guacamayas pasar por la mañana, roen los muebles y dejan el plumero, reguero de disfraces… eso ni se sabe, solo se cuentan las penas del presidente con su espinito y su costal de huesos, cuidado nos dicen los azulejos al ver los loros que nos son pendejos…verdes como moneda extranjera, ¿conciencia?, no, solo son loros que alborotan las casas como las avispas cuando le meten mano al panal y se llevan… . los reales.

    La desconfianza ciertamente se ve en el articulo al ver como se mira de reojo a las coloradas ardillas, timadas e ingenuas, no importa el grado de desconfianza, es natural en el genero humano, lo que si es importante es reir para lograr vida, espantar las penas y darle brío al camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: