Mujeresescritoras

Just another WordPress.com weblog

VENDIMIA ORIENTAL

Posted by Carmen Cristina Wolf en febrero 11, 2009

Por Carmen Cristina Wolf

No busco el camino de los antiguos  / busco lo que ellos buscaban Basho

Afortunado día de febrero, cuando la joven que reparte la correspondencia en La Carlota trajo un sobre enviado por el escritor Alfredo Pérez Alencart, con sello postal de Salamanca. Se trata del libro Vendimia Oriental, publicado por la Asociación Cultural “Takenaka – Basho” de Pintores, Poetas y Amigos del Japón, con versos de los poetas de la Asociación Takenaka – Basho y pinturas del maestro Kosei Takenaka. Este libro es una joya, se trata de un proyecto salmantino e ibero-americano que propone el estudio profundo de los criterios estéticos japoneses. Se promueven las relaciones culturales entre Japón y el mundo hispano. Se estrechan los vínculos entre pintores y poetas y se alienta la traducción de poemas del japonés al español y del español al japonés. Vendimia Oriental abre página con la presentación de Miguel Elías, Pintor, Doctor en Bellas Artes de la Universidad de Salamanca y Presidente de la Asociación Takenaka – Basho, creada en marzo del 2008. En ella se explica en qué consiste el Sumi-e: La práctica silenciosa del maestro Kosei Takenaka. Es fascinante adentrarse en los orígenes de la pintura Sumi-e que se introdujo en Lapón en torno a los siglos VIII al XIII d. C. a través del escrito de Elías, quien nos cuenta como un grupo de poetas y pintores occidentales giran la mirada “y el corazón hacia Japón y toman parte de sus criterios estéticos, replanteándose las bases estéticas del mañana, “que a buen seguro será más espiritual y menos superficial.” Las delicadas y sugerentes ilustraciones de Takenaka, son acompañadas de poemas de Alfredo Pérez Alencart (Perú), Antonio Colinas (España), Pedro Shimose Kawamura ( Bolivia), José María Muñoz-Quiroz (España), Pío E. Serrano (Cuba) y Carlos Aganzo (España).

A continuación me refiero a algunos versos de los poetas nombrados:

“No se distraigan,

en el silencio yace la respuesta” Serrano /Kato

Ese conciso llamado e estar presentes en atención silenciosa, escrito con tan buen tino, seduce y deja un querer estar en presencia de lo innombrable. Seguimos leyendo versos de Aganzo, al atardecer, y se presiente la senda de florecillas de lejanos aromas que visita un ruiseñor. Un momento para admirar la belleza:

“No entorpece los sueños

la lejana indolencia de las flores (…)

hasta que levanta el vuelo la belleza

de súbito y libera los aromas

que guardaba la tarde en su cáliz todo íntimo. ” Aganzo (…)

Luego, el poeta Antonio Colinas, en respuesta a un poema de Ko Un, hacia la “eterna plenitud”, escribe:

 “Brasas de las palabras del poema,

en las manos abiertas que desea un día ser llama, o ser hoguera,

o fuego blanco de la más pura luz frente al negror del mundo. ” Colinas

Y el poeta Muñoz Quirós rinde homenaje a la impermanencia de las cosas, de las palabras y los sueños:

“Cuando miras el agua se derrama

como fuente de olvido, como niebla

transcrita en las palabras de una noche

en la que tú has viajado por mis sueños.” Muñoz Quirós

Al leer el poema de Fonseca, quien declara que lo que ha escrito no es un poema, un sosiego de siglos destila a través de las venas:

“es sólo una plegaria

para elevar al cielo de Oriente

 en este día birmano

 (…)

Entre gentes que conocen

la paz de un dios y otro dios

a través de su propia paz. ” Fonseca

Pérez Alencart interpreta la pintura de un gavilán posado en el tronco de un árbol, y recuerda la imposible distancia de los astros ante todo lo creado o imaginado por el hombre:

“Muestra sus garras el gavilán,

Tal como enseñaban

su poder aquellos dioses

que no volaban más alto

que las estrellas.” Alencart

Y Alencart pregunta al maestro Takenaka:

“Maestro, ¿Cómo pintar Lo que hay detrás

del horizonte, si es igual

al deseo que nunca

se alcanza?”    Alencart

Cuánto sufrimiento nos ahorraríamos si supiéramos comprender las enseñanzas de los antiguos maestros que se revela en estos versos de Shimose:

“Me voy como llegué

sin humillar tu sueño.

(Mi vida, después de todo

no tiene importancia) ” Shimose

No surge el deseo de escribir interpretaciones al leer este hermoso libro, cuyas pinturas penetran el espíritu. Qué puede decirse que sea de mayor significación que este último poema de Antonio Colinas:

“Adiós, palabra, adiós.

Cierro los labios, cierro

Esta última página

Y te dejo en la noche del libro

pues me voy a escuchar

la luz en el silencio. ”   

 

Mi más profunda gratitud al Maestro Takenaka y a los poetas y amigos del Japón por este sublime regalo, de cuya lectura sólo puedo agregar:

Me gusta el alma sola, en lo oscuro

Donde la luz es promesa.

 

Santa Cecilia, Caracas. 10 de febrero de 2009       

*Vendimia Oriental, Salamanca 2008. Editor: Miguel Elías.

Diseño: Natividad Sánchez.

Cuidado de la Edición: Jackeline Alencar

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: