Mujeresescritoras

Just another WordPress.com weblog

CRÓNICAS DEL OLVIDO

Posted by Carmen Cristina Wolf en diciembre 27, 2008

blog-colonia-tovar-1

LOTTE VON INDIEN
(La coloniera de Tovar)
         
Por Alberto Hernández-
                                                                            I
¿Quién puede poner en duda la presencia de elfos y fantasmas en una historia aferrada a la realidad, a un historia “verídica” capaz de convertirse en la marca de todo un pueblo? ¿Quién puede negar que Marisol Marrero, vecina de los “Altos de la niebla”, ha sido depositaria de un relato donde se conjugan un viaje desde las entrañas de Alemania hasta la enredada geografía de un pequeño país tropical? ¿Quién deja de ser quién en este libro donde Carlotte Löwenstein Gerig, nacida en un bosque vecino del Rhin, es Lotte von Indien y se hace en el lector su más cercano aliado, su presencia invisible? ¿Quién es quién en Alfredo Ustáriz y Hans Müsle?
Y todo tiene un génesis, un comienzo que encontró aliento en José Antonio Páez y el Coronel Agustín Codazzi. Una aventura dolorosa que se convirtió en un pequeño país en las alturas de Aragua, la Colonia Tovar.
Pero la historia se teje de fantasías con la mirada de Marisol. Así nace esta novela en la que un personaje, una mujer, construye un imaginario que ya nos pertenece. La estructura de la obra, como todo riesgo novelesco, con documentos donde la escritura de Carlotte revela algunos signos aproximativos de lo que significó la travesía hasta Venezuela, nos entrega  una pieza literaria en la que los tiempos se entrelazan hasta dejar en claro una cultura que ya es parte de nuestro gentilicio. Pero más allá de eso, Lotte von Indien es un bien armado momento de escritura, donde somos capaces de advertir el logro de quien indagó sobre estos hombres y mujeres colonieros.
                                                                             II
¿En qué quedamos? En una novela, en una verdadera novela en la que el pasado y el presente se muestran con voz propia, con el tono de un tiempo imbricado en otro. Y así, en ese tejido, unos personajes del exilio, robustos en sus sufrimientos y esperanzas. Un espíritu como el de Carlotte debió existir, debió estar en ese momento, en esa creación urbana, en esa imaginación que logró hacerla libro, en el que también habitan y respiran los dioses de la Germania antigua, agitados en las imágenes de una niña.
El 19 de enero de 1943 se desata “La aventura de cruzar el mar”. Este capítulo, escrito en Le Havre, el océano define el carácter pionero de estos alemanes que llegaron a nuestras tierras de la mano de sabios y políticos, por la necesidad de poblar un país diezmado por las guerras de independencia. Por ese desgarramiento intestino que involucró a los venezolanos en una guerra civil. La travesía en un barco repleto de seres humanos fue de muerte, enfermedades, locura, de símbolos, hasta que finalmente las costas de Venezuela dieron cuenta de la presencia  de unos enfermos, a quienes hubo que colocar en cuarentena porque la viruela aún hacía estragos en sus cuerpos. Y fue un tiempo de contemplación, de relación visual con la nueva tierra, desde lejos, desde la madera húmeda de la nave. Hasta que llegó la orden y fueron trasladados a Choroní, por donde salieron en caravana hacia la tupida selva del Conde de Tovar.
El logro más importante en este trabajo de Marisol Marrero está en el desempeño de los personajes, en la relación con el paisaje y la psicología de una mujer de un tono mayor, de una heroína anónima, centro de una acción amorosa en la que resulta muerta.
Pero la trama, juzgada por la inteligencia con que ha sido construida la novela, nos ata al comienzo y al final de la obra. La serpiente se muerde la cola, hace posible que las voces concurran para un cierre en el que nada sobra.
                                                                          III
Una mujer, la narradora que habita en “los Altos de la neblina”, encuentra en un sótano un traje de novia manchado de sangre. Un cuchillo completa la duda, redondea la sospecha. En el mismo baúl que contiene el vestido, un diario donde Carlotte Löwenstein Gerig cuenta, paralelo a un corpus personal de quien narra “por fuera”, las peripecias del viaje, la construcción de la colonia, los detalles de cada personaje, hasta el momento cuando Lotte von Indien, Lotte de las Indias, cae herida de muerte frente a la iglesia de la mano de Alfredo Ustáriz, en el momento en que ésta escapaba de la mirara del cura que no llegó a casarla con Hans Müller, su Siegfried venido de la Selva Negra.
¿Quién murió, Carlotte Löwenstein o Lotte von Indien? ¿qué fantasma de las dos quedó flotando en el recuerdo del pueblo? ¿Por qué se ocultó la culpa de Ustáriz, quien disparó contra la novia y luego se suicidó en presencia de los invitados a la boda? ¿por qué se negó la autoría del Coronel Alfredo Ustáriz, quien cayó sobre el pecho de Lotte? ¿por qué la muerta se presentó en el velorio del suicida en La Victoria? Libro que nos llena de preguntas, que nos ciega con las respuestas.
La belleza de esta novela también es una forma de cegarnos ante la evidencia. Marisol Marrero ha sabido regalarnos el misterio de una historia capaz de sensibilizar la realidad, gracias a la imaginación de que ha sido dotada la autora.
Si alguna vez me tropiezo con Lotte en una calle de las empinadas de la Colonia Tovar, me sabré parte también de este precioso fantasma salido de un antiguo baúl atrapado en las telarañas de un sótano, allá en la casa de los “Altos de neblina” de nuestra inteligente narradora.

Marisol Marrero es novelista, poeta y ensayista venezolana, con una extensa obra publicada.
 

flores-tulipanes-blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: